Ritmos Circadianos.

28 Oct Trastornos del ritmo circadiano por el Dr. Javier Albares

DR. JAVIER ALBARES –   Los ritmos circadianos son ritmos biológicos regulados por un “reloj interno”. Actúa como un marcapasos central que tiene un periodo endógeno ligeramente superior a 24 horas. Algo que hace que requiera de otros factores, que actúan como relojeros externos, para sincronizarse con el entorno. Entre éstos, el ciclo luz-oscuridad es el factor más importante, y su correcto mantenimiento es esencial para preservar la regulación del ciclo vigilia-sueño.

Unido a este ciclo luz-oscuridad encontramos el ritmo de secreción de melatonina, muy importante para mantener un ciclo vigilia-sueño regular. Para mantener este ritmo en condiciones adecuadas es preciso asegurar una correcta exposición a la luz y oscuridad de forma diaria.  El ritmo de secreción de melatonina, permite establecer la “hora interna” de una persona y, de hecho, se considera el marcador estándar.

La actividad física y los horarios de alimentación también tienen un papel importante en la sincronización circadiana.

En las personas podemos distinguir tres cronotipos:

  • Matutino: comúnmente conocidos como alondras. La persona tiene mayor facilidad para madrugar e ir a dormir temprano. Facilidad para realizar actividades intelectuales o físicas a primeras horas del día.
  • Vespertino: comúnmente, búhos. En este caso tiene tendencia a ir a dormir y levantarse a horas más tardías. Tiene más facilidad para realizar actividades tanto físicas como intelectuales a última hora de la tarde.
  • Standard: Aquellas personas que no son ni matutinas ni vespertinas, sino que sus horarios de levantarse y de acostarse se encuentran más centrados, entre los matutinos y los vespertinos.

Existen alteraciones del sueño relacionadas con una desincronización del sistema circadiano. Las más frecuentes son el Síndrome de Retraso de Fase del Sueño, Síndrome del Adelanto de Fase Sueño, Ciclo Sueño-Vigilia en curso libre (Free Ride), Jet-Lag y Jet-Lag social.

En el Síndrome de Retraso de Fase del Sueño:

Aparece un retraso, de al menos 2 horas con respecto al cronotipo standard en el horario de inicio de sueño de la persona. Sin que ésta sufra otras alteraciones en la arquitectura o duración de su sueño. El mayor problema al que se enfrentan estas personas es cuando tienen que cumplir con obligaciones laborales o escolares. Levantarse temprano les resulta muy dificultoso y, si intentan ir a dormir a una hora “correcta”, más temprana, normalmente no lo consiguen y presentan dificultad para conciliar el sueño. Este síndrome tiene una prevalencia mayor en la etapa de la adolescencia, causando importantes repercusiones en el funcionamiento diurno

El Síndrome de Adelanto de Fase del Sueño:

Se caracteriza, como su nombre indica, por un adelanto tanto en la hora de inicio como de final del sueño, con una diferencia de varias horas respecto al horario convencional. En este caso, su prevalencia es mayor en personas de edades más avanzadas, que pueden confundir el despertar temprano con un problema de insomnio, siendo el tratamiento muy diferente.

El Ciclo Sueño-Vigilia en curso libre (Free Ride):

Se produce cuando existen horarios irregulares de sueño – vigilia, con periodos de sueño en cualquier momento del día o de la noche. Esta alteración es frecuente en personas ciegas. Cuando es sobrevenida, suele asociarse a procesos neurodegerativos (Alzheimer, Parkinson, etc.), o alteraciones graves en la higiene del sueño (en personas que no tienen patologías asociadas).

El Jet-Lag:

Se define como un síndrome que incluye insomnio o excesiva somnolencia diurna cuando se viaja, por lo menos, a través de dos o más zonas horarias. Se produce debido a que los ritmos circadianos se encuentras desincronizados con respecto a la nueva zona horaria y su correspondiente ciclo luz-oscuridad.

Últimamente se ha definido también el concepto de Jet-Lag social. Es la discrepancia entre el momento central de sueño de los días laborables y el de los días libres. Este jet-lag social puede derivar en una situación de cronodisrupción, que pueden llevar al individuo a sufrir insomnio, somnolencia diurna, alteraciones cardiovasculares, etc.

Las alteraciones relacionadas con el sistema circadiano suelen presentar una muy buena respuesta al tratamiento. Para ello es necesario un correcto diagnóstico previo y  siempre debe realizarse por profesionales médicos especializados.

 

Infografia ritmos circadianos V2

No Comments

Comentario