Sustancias tóxicas

25 Ene Sustancias tóxicas y sueño por el Dr. Javier Albares

DR. JAVIER ALBARES –  El consumo de sustancias tóxicas de forma continuada suele acompañarse de alteraciones del sueño, tanto durante el consumo como en los períodos de abstinencia.

Las alteraciones más comunes que aparecen durante el consumo de tóxicos son:

  • Insomnio.
  • Trastornos del ritmo circadiano tipo retraso de fase.
  • Cambios respiratorios del sueño.
  • Alteraciones de movimientos de extremidades.

 

La sustancia más estudiada en relación a las alteraciones del sueño es el alcohol.

Éste es utilizado en muchas ocasiones, por sus efectos sedantes, para conciliar el sueño. Sin embargo, su consumo por la noche, altera el sueño, fraccionándolo y provocando que la calidad de éste sea peor. El consumo de alcohol, en un inicio, provoca que la duración del sueño sea insuficiente y puede llegar a provocar un trastorno de insomnio, sobretodo despertar precoz. El alcohol bloquea la fase de sueño REM, nuestro psicólogo nocturno. Además, se asocia con los trastornos del ritmo circadiano y a un empeoramiento de los trastornos respiratorios del sueño, por el efecto relajante sobre la musculatura.

Otra de las sustancias que inciden en nuestro sueño es el cannabis.

Esta planta tiene cerca de 70 componentes de los cuales, los dos más conocidos son el THC (Tetrahidrocannabinol)  y CBD (cannabidiol). El THC es el más estudiado y, muchas de las personas que realizan consumos en períodos cortos verbalizan mejoras en su descanso, pero es una falsa sensación. Las personas que consumen 2 horas antes de ir a dormir ven aumentada su latencia de sueño (el tiempo que tardan en quedarse dormidos) y disminuida la cantidad de sueño REM y de sueño profundo N3. Cuanto más prolongado es el consumo, mayores efectos negativos tiene sobre nuestro descanso. Pudiendo llegar a cronificar el trastorno de sueño que se desarrolle.

Con el consumo de cocaína

(Sustancia psicoestimulante) La conciliación también se ve alargada, además de producirse una fragmentación y una alteración en la calidad del sueño con menor duración de éste. Esta es una de las sustancias más utilizadas para alterar de forma consciente el periodo sueño. Produce vigilia, ya que activa el sistema nervioso central, disminuyendo la sensación de sueño y provocando una sensación de euforia y gratificación. Cuando el efecto de la sustancia pasa, los consumidores suelen padecer una excesiva somnolencia diurna que les lleva a dormir durante horas seguidas, con la consecuente alteración de hábitos en su vida.

En el tratamiento de las alteraciones del sueño por consumo de tóxicos es primordial la deshabituación del paciente. Añadiendo un enfoque desde la perspectiva de la psicoeducación en conductas de sueño, la terapia cognitivo conductual y el tratamiento farmacológico, controlado siempre por el médico especialista en Medicina del Sueño.

 

 

 

No Comments

Comentario