Sueño

25 Ago Sueño y salud cognitiva por el Dr. Javier Albares

DR. JAVIER ALBARES –  Todos, en algún momento de nuestra vida, hemos experimentado las consecuencias de no dormir lo suficiente durante días, semanas o incluso durante un solo día. Esta falta de sueño diaria provoca, entre otras cosas, un deterioro del funcionamiento físico y cognitivo.

El sueño ayuda a que el organismo se repare tras la actividad diaria. Parte de esa reparación se lleva a cabo mediante la regeneración celular y de tejidos y la regulación del sistema inmunológico y metabólico. Todo ello fundamental para mantener un buen estado de salud.

Por lo que respecta a la salud cerebral, un sueño de calidad favorece nuestra capacidad de atención, consolidación de la memoria y toma de decisiones. Gracias al sueño nuestro organismo consigue restaurarse y empezar el día con energía. También durante el sueño, el aprendizaje realizado durante el día se afianza, quedando fijado en nuestro cerebro.

Importancia del sueño

Durante las fases de sueño profundo se activan mecanismos (neuroprotectores, antiinflamatorios y antioxidantes) que previenen el deterioro cerebral.

Los trastornos del sueño son un factor de riesgo para el desarrollo de un deterioro cognitivo. Tienen una repercusión directa sobre la capacidad de estar alerta y el estado de ánimo.

Distintos estudios han relacionado la privación de sueño con un mayor riesgo de sufrir enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer. No hay que olvidar que  durante el sueño se limpian las toxinas acumuladas durante el día. Entre ellas la proteína B-amieloide, implicada directamente en el desarrollo de la enfermedad, si dormimos poco, no se eliminan de forma correcta estás sustancias tóxicas para nuestra salud.

La parte positiva es que el sueño es un factor modificable en nuestra vida.

Cuando aparecen dificultades para dormir (inicio, mantenimiento del sueño o despertar precoz) es necesario buscar ayuda de un profesional sanitario.

No Comments

Comentario