insomnio flex

06 May ¿Qué es el insomnio?

DR. JAVIER ALBARES – El insomnio es uno de los trastornos más prevalentes y uno de los motivos de consulta más habitual. La principal queja de los pacientes es la insatisfacción en relación a su calidad o cantidad de sueño. Algo que interfiere en sus actividades diarias, causándoles somnolencia, irritabilidad, dificultades a nivel cognitivo, etc.

El insomnio es un trastorno del sueño que puede cursar con dificultad para iniciar el sueño (insomnio de conciliación), mantenerlo (insomnio de mantenimiento) o despertarse demasiado temprano (despertar precoz), aunque el ambiente sea el propicio para dormir.

En personas jóvenes, debido a la sobrecarga diurna, frecuente estrés e hiperactividad, así como en personas con síntomas de ansiedad, suele ser más frecuente el insomnio de conciliación. En adultos, personas mayores y personas con patologías que cursan con dolor, predominan los problemas de mantenimiento del sueño, con frecuentes despertares a lo largo de la noche. El despertar precoz sin poder volver a dormirse está asociado en muchos casos a un estado de ánimo bajo que, en muchas ocasiones, aparece antes incluso de que la persona se sienta triste o deprimida.

Podemos clasificar el insomnio como:

  • Insomnio de corta duración o insomnio transitorio, asociado habitualmente a períodos de estrés y/o alteraciones ambientales.
  • Insomnio crónico que, por definición, debe durar al menos 3 meses y producirse, al menos, 3 noches a la semana.
  • Trastorno del sueño relacionado con enfermedad médica:
    • Trastornos psiquiátricos: entre el 30% y 60% de los pacientes con insomnio crónico sufren un trastorno psiquiátrico como ansiedad, depresión, trastornos de ansiedad generalizada, abuso de fármacos o alcohol…
    • Síndrome de piernas inquietas: la sensación de inquietud que sienten los pacientes en el momento de meterse en la cama y que les obliga, habitualmente, a levantarse de ella, puede asociarse a insomnio de conciliación.
    • Causas psicofisiológicas: causado por el propio deseo de la persona de dormirse, que provoca el efecto contrario.
    • Enfermedades asociadas: ciertas demencias, la enfermedad de Parkinson, reflujo gástrico o cualquier otra enfermedad que provoque dolor, pueden incidir directamente tanto en la cantidad como en la calidad del sueño.

Para tratar el insomnio se realiza un abordaje integral de las causas que lo provocan.

El tratamiento no farmacológico consiste en terapias psicológicas y conductuales:

  • Control de estímulos: consiste en fortalecer la relación entre cama y sueño.
  • Restricción de sueño: Se restringe el tiempo en cama del paciente con insomnio.
  • Ejercicios de relajación.
  • La práctica del Mindfulness es, entre otras, una buena herramienta de cara a preparar el camino hacia el sueño.
  • Educación en higiene del sueño.

En ocasiones es necesario utilizar tratamiento farmacológico siempre bajo control médico.

Es importante recordar que la noche es la fábrica del día y el día de la noche, por lo que un día equilibrado es la mejor medicina para dormir bien.

No Comments

Comentario