Sueño y sistema inmunitario

10 Jun El sueño y el sistema inmunitario por el Dr. Javier Albares

DR. JAVIER ALBARES –  Dormir bien es muy importante para cuidar nuestra salud. Un sueño saludable favorece el fortalecimiento de nuestro sistema inmunitario. Encargado de protegernos frente a la mayoría de enfermedades infecciosas a través de la detección y posterior eliminación de los patógenos que las provocan.

La respuesta inmunitaria puede ser de dos tipos:

  • Inmunidad innata:

Primera línea de defensa del organismo en la que encontramos distintos tipos de barreras:

  1. Mecanismos como la fiebre o la tos.
  2. Barreras anatómicas: incluyen algunas estructuras y células como los neutrófilos, los macrófagos, etc.
  3. Barreras químicas y fisiológicas: por ejemplo, la proteína C reactiva.
  • Inmunidad adaptativa: en la que los linfocitos T responden a la amenaza, y las citocinas y los antígenos, se activan y proliferan para dar una respuesta adecuada.

El sueño tiene un papel importante en la regulación del sistema inmune. Existen estudios que demuestran que, dormir correctamente tras la administración de una vacuna, como por ejemplo de la gripe y la de la Hepatitis A, aumenta la producción de anticuerpos. También se ha constatado que las personas que duermen menos de 6 horas al día tienen 4 veces más probabilidades de contraer un resfriado que las que duermen 8 horas.

La privación de sueño provoca una disminución de los niveles de citocinas, de las células NK, los linfocitos T y los monocitos. Las citocinas se producen durante la fase de sueño profundo. Si el sueño no es de calidad también se verá afectada la fabricación de anticuerpos para combatir infecciones virales.

Por lo que respecta a los linfocitos T, una mala calidad de sueño provoca que sean menos eficientes y, por lo tanto, nos protejan menos frente a los virus.

Dormir bien es la mejor medicina que le podemos ofrecer a nuestro organismo. Es necesario cuidar bien de nuestro descanso.

No Comments

Comentario