reyes magos

05 Ene Noche de Reyes

La Noche de Reyes es una noche llena de magia, nervios y excitación. Muchas veces no sabemos cómo convencer a los niños para que se vayan a la cama y se duerman pero en muchas ocasiones los padres pueden usar pequeños trucos para conseguir que esta tarea resulte más fácil.

El truco principal está en conseguir que los niños gasten la energía a lo largo del día para que tengan sueño por la noche. Por eso, intenta que no se levanten muy tarde la víspera de Reyes, como si fuesen a ir al colegio.

Por la mañana podéis hacer actividades para que descarguen energía, como por ejemplo ir a un parque o cualquier actividad que requiera ejercicio. Después de comer, en vez de la siesta, podéis realizar un plan más tranquilo con menos ejercicio como ir a la cabalgata, ir al cine…Las chucherías y el chocolate les excitarán, por lo que intenta limitar su consumo.

Al llegar a casa, no cenéis tarde, de ese modo, se evitará que la cena les pueda sentar mal debido a la excitación y los nervios. Tratad de tener un ritual antes de ir a la cama, poner agua a los camellos, colocar los zapatos, leer un libro en la cama.

Aunque estén nerviosos es importante no ir tarde a dormir para no cambiar en exceso su horario de sueño. Si están demasiado excitados, dales un vaso de leche caliente con un poco de miel, el triptófano de la leche les ayudará a conciliar el sueño más rápido.

Por último, procura evitar frases que generen más estrés y nervios, como por ejemplo, “duérmete que vienen los Reyes y te van a ver despierto”, les generará tensión y les costará más tranquilizarse.

Nuestro último consejo es que disfrutes de la magia, déjate contagiar de su ilusión y disfruta como un niño de los Reyes Magos.

No Comments

Comentario