SEPT-brothers-family-siblings-boys-50692

04 Sep El sueño y el desarrollo mental de tu hijo

En el British Medical Journal, publicaron un estudio demostrando la relación entre el sueño y el desarrollo mental de los niños. Se trata de un estudio con una base de más de 10.000 niños. Aquellos niños de tres años que tenían unos horarios irregulares para ir a dormir, mostraban más problemas a la hora de leer, resolver problemas de matemáticas y captación del entorno. Si estos malos hábitos continuaban, los niños mantenían los problemas a lo largo de los años, teniendo en cuenta que las niñas se veían más afectadas que los niños. Los autores del estudio comprobaron que los primeros tres años de vida son los años más sensibles al sueño y a la relación que tiene con el desarrollo neuronal.

Los resultados de este estudio son similares a los de un estudio anterior canadiense del 2008 donde se observó que los niños menores de tres años que dormían menos de diez horas al día eran más propensos a tener problemas de lectura, lenguaje y de hiperactividad. En ambos estudios se comprobó que los problemas persistieron independientemente de la mejoría en las horas de sueño del niño.

La relación que hay entre el sueño y el desarrollo neuronal se explica con la neuroplasticidad. La neuroplasticidad es la estructura y los cambios funcionales que se producen en el cerebro según las experiencias y los estímulos que ha recibido el niño. Es la habilidad del cerebro de cambiar gracias a que aumenta la materia gris y de ese modo alterar los circuitos de las neuronas. El periodo más importante es de los cero a los tres años pero el cerebro de los niños continua formándose a partir de todos los estímulos percibidos durante esos años. Todo lo que no se haya aprendido, percibido o experimentado, no podrá ser recuperado.

¿Por qué necesita tu hijo dormir?

¿Por qué afecta tanto el sueño? Está demostrado que el sueño profundo de los niños favorece este gran desarrollo neuronal. El sueño REM es también importante para ayudar al rendimiento visual, que a su vez influye en las experiencias y en los estímulos que percibe el niño. A la hora de dormir se segregan las proteínas cerebrales necesarias para poder efectuar estos cambios en el cerebro. Si no se duermen las horas necesarias, no llegan a segregarse todas las proteínas que el cerebro requiere.

El sueño de los niños es más importante de lo que parece, no dejarles dormir lo suficiente significa ralentizar su crecimiento cerebral y a su vez afectar a su capacidad cerebral del futuro. Es importante crear un hábito del sueño sano y asegurar que tu hijo obtiene las horas de sueño necesarias cada noche.

 

No Comments

Comentario